En la Galería de los Oficios (Galeria Uffizi) hay mas de 400 piezas y obras, pero entre las principales se pueden admirar:

Cimabue, La Madonna de Santa Trinitá

Sandro Botticelli, El nacimiento de Venus

Paolo Uccello, La Batalla de San Romano

Leonardo da Vinci, La Anunciación

Miguel Ángel, Tondo Doni,

Rafael Sanzio, Madonna del jilguero

Tiziano, La Venus de Urbino

Caravaggio, Baco

Las colecciones de los Uffizi contienen obras coleccionadas durante cuatro siglos, recolectando el contexto florentino. La primera colección de los Medici forma el núcleo original de la galería. Más adelante la colección fue creciendo gracias al patrocinio que ha caracterizado a los gobernantes de Florencia y el primero de los Medici, a lo largo de los siglos.

Ya en el siglo XIV, debido a la gran importancia que cobra el arte, se comienza a presentar una serie de favoritismos y aclientados: El arte mercantil lo dirige Piero Pollaiuolo y después Botticelli, diseña una serie de renovaciones para la sala de audiencias de su Palacio.

Cosme I se convierte en patrocinador de artistas como Fra Filippo Lippi y a quien le encarga obras de considerable importancia moral y política como la Batalla de San Romano de Paolo Uccello.
En el siglo siguiente, el comerciante de Angelo Doni encargó la obra maestra de la famosa pintura de Miguel Ángel, “La Sagrada Familia” con San Juan (o Tondo Doni), mientras que Rafael pintó para otro comerciante, Lorenzo Nasi, la Virgen del jilguero.

Las colecciones se enriquecen con elementos nuevos, a través del matrimonio o la herencia, regalos recibidos por los Grandes Duques.
En el siglo XVIII, especialmente durante el reinado del Gran Duque Pietro Leopoldo (1765-1790), se adquirieron las pinturas más antiguas y ahora son el núcleo de la pintura francesa.
A lo largo del siglo XIX se construyen nuevas salas y la galería se sigue enriqueciendo con obras importantes, entre ellos el famoso Nacimiento de Venus de Botticelli en los Uffizi desde 1815, y la Anunciación de Leonardo da Vinci desde 1867.
La adquisición final de la primavera, el cuadro pintado por Botticelli en 1482, se remonta a 1919.
El siglo XX ha traído muchas restauraciones  y, recientemente, la versión final de la colección Contini Bonacossi.